sábado, 30 de julio de 2011

El rock es mi deporte



Desde 1989 hasta 1995 funcionó en la ciudad de La Plata un bar que supo ser chancha de paddle y rockería al mismo tiempo. Mientras los vestuarios de los deportistas funcionaban de camarines para los músicos, decenas de pelilargos fanáticos de Axl Rose copaban el lugar, en donde tocaron bandas como Míster América y Barracuda. Arenas Pub demostró que el rock en vivo no sólo puede quedar en manos de bolicheros.

Por Ana Clara Bormida y Carolina Sánchez Iturbe


Pocas veces el rock logró unirse con el deporte. Como si se trataran de dos polos opuestos del mundo, nadie hubiese podido imaginar que en una cancha de paddle podría erigirse uno de los templos del rock que, aún hoy, 16 años después, es recordado entre anécdotas y expresiones de cariño por los músicos que por ahí pasaron. Sin embargo, todo es posible en una ciudad donde los sonidos y el público bien dispuesto abundan.
Sobre calle 7, entre 42 y 43, donde hoy existe una casa de computación, se erigió Arenas Pub, el bar en el que, sobre el frente y apoltronados en escenarios improvisados “casi todos los músicos platenses del momento” tocaron, mientras la cancha de paddle del local, aún en funcionamiento, se transformaba de camarín para las bandas. “Con el tiempo, nos dedicamos más a las fiestas del rock que al paddle. Iba gente a jugar, pero el fuerte del lugar eran los recitales de rock”, recuerda Claudio Soldi, uno de los dueños del mítico lugar y actual bajista de Viejos, Sucios y Feos.
“Tocar en Arenas era como tocar en tu lugar, en el living de tu casa”, describe Andrés Dupetit, quien cantó sobre el escenario de Arenas con su banda, Pantera Negra, en numerosas oportunidades. “Ahora la queja de todas las bandas es que tenés que pagar para tocar, y éste era un lugar donde podías ganar un peso. Imaginate que nosotros sacamos un demo gracias a Arenas”, sostiene dispuesto a remarcar las virtudes del lugar: “Era un lugar muy lindo, te sentías cómodo. Los dueños no se fijaban demasiado en si la banda llevaba mucha gente o no. Por eso, tocaron todos ahí”.
Por las facilidades que otorgaba un lugar comandado por un músico que entendía de arreglos justos, bandas tan disímiles como Guasones, Peligrosos Gorriones, Míster América, Los Hermanos Macana, Pantera Negra, Barracuda, Viejos, Sucios y Feos y Elefante Violeta se apropiaron de ese lugar que, entre el ’89 y el ’95, supo dejar un legado en el rock local.
En una construcción de paredes blancas que contaba con una barra de madera tallada, algo más de cien personas se encontraban los fines de semana para escuchar música. Con unos inicios experimentales, en los que el rock en vivo se desarrollaba solamente los sábados por la madrugada, el éxito de Arenas y su escenario que mudó de ubicación varias veces fue tanto que, hacia el final, las bandas llegaron a coparlo sin descanso de miércoles a domingo. De ese modo, acostumbraba acercarse hasta el local de calle 7 “un público habitué que, tocara quien tocara, iba; más allá de los seguidores de cada uno de los músicos”, según recuerda Soldi, quien inauguró el boliche junto a Héctor Cuevas. Por su parte, el cantante de Pantera Negra sostiene que el bar no sólo era pintoresco por su estructura, sino también por quienes lo frecuentaban: “Iban personajes de pelo largo, era una época muy Axel Rose. Todos querían ser Axel Rose”.
“Ahora este tipo de lugares son más empresariales, piensan más en la ganancia. Arenas fue un tanto romántico porque le daba mucha comodidad a las bandas, tenían mucha onda. Al ser uno de los dueños músico, es lógico que haya sido así”, asegura Andrés, quien luego afirma sin vueltas que para el rock local resulta “malísimo que haya cerrado”.
La burocracia suele ser un problema y pocas veces los proyectos logran sobrevivirla. Así, el último día de 1995, EDELAP decidió quitarle el medidor de electricidad a Arenas, dejándolo sin servicios durante todo el verano. Es que la empresa de energía juraba que los dueños del local le adeudaban una factura del ’85 y, luego de iniciarles acciones legales, tomó la determinación de cortar de raíz. Con una feria judicial y un juicio encima, la sociedad entró en quiebra y el mítico boliche de 7 entre 42 y 43 cerró. Sin embargo, las hazañas saben de revanchas y la de esta rockería, según Claudio, aún está pendiente: “Siempre está la idea de abrir un bar. El deseo se reaviva cuando me encuentro con algún músico. En cualquier momento, aparecerá un nuevo Arenas en la ciudad”.

(siempre es mejor la versión en papel)

4 comentarios:

SERGIO OTERO dijo...

Sería bueno que se reúna Pantera Negra aunque solo sea por un concierto. Fueron una de las bandas más populares de La Plata y honestamente me gustaban mucho.
Mis saludos a sus ex integrantes que los considero buena gente y buenos músicos.
Recuerdo haber tocado en Arenas con Ley sin Orden en 1993. Un lujo.

SERGIO OTERO dijo...

Buena foto, lindos recuerdos de los años 90.
www.elnucleofmrecord.blogspot.com

Caro Sánchez Iturbe dijo...

Gracias por pasar por aquí, Sergio.
Abrazos!

ArtenelAire dijo...

Hola!Artista.
te invito a que pases por mi blog y te sumes a este proyecto de que tus obras la conozca todo el mundo!..
Animate,dale..

* y no te olvides de decirle a tus amigos Artistas!

te espero

http://arte-en-el-aire.blogspot.com/

Y sí seguís explorando? (si total, no nos vamos a dormir...)

Related Posts with Thumbnails